“DESEO CARNAL” Una revisión a la obra más grande de Alaska y Dinarama

Publicado: 5 julio, 2008 en Música
 

Ella lo vio salir de ahí, ahora sabía la verdad y se decidió…

 

Pues esta noche me he decidido a dedicar unas líneas a uno de los álbumes más emblemáticos de la música en español y, por supuesto, el más conocido, vendido, alabado y choteado de ALASKA Y DINARAMA. Me refiero, claro está, a “Deseo Carnal”. Esta obra (segundo álbum de la agrupación) vio a la luz a finales del año 1984, justo cuando la llamada “Movida Madrileña” (movimiento ideológico gestado a finales de los setentas en España, después de la caída de la dictadura de Franco) se encontraba ya en un momento flácido y en pleno desbarajuste.

 

En “Deseo Carnal”, Nacho Canut, Carlos Berlanga y Olvido Gara entregaban un disco de una manufactura casi impecable, y que a su vez gozaba de un detalle mayor que su primer álbum (“Canciones Profanas”)  en el que imperaba a través de las 10 canciones de las cuales constaba, un aire de desasosiego, de desesperación, de venganza, de destrucción, todas ellas en un océano de relaciones tortuosas envueltas en pensamientos pesimistas y desolación filosófica y moral, que lo colocaron como favorito en esa extraña e irrepetible década que fueron los ochentas.

 

De entrada el arte del álbum ya despertaba un morbo inexplicable: Una fotografía en blanco y negro en donde Alaska estaba abrazada de un fisco culturista desnudo, en un fondo oscuro y con letras rosa puñeta  titulando la obra. En la contraportada podríamos apreciar una fotografía de Nacho y Carlos en plena juventud, menos provocativa (pues sólo se veía su rostro) pero igual de sobria que la portada.

 

“¿Cómo pudiste hacerme esto a mi? Yo que te hubiese querido hasta el fin… ¡Sé que te arrepentirás!”

 

El primer single,  “Cómo pudiste hacerme esto a mi”, dueto entre Carlos y Olvido, se colocó como un éxito inmediato en la radio y fomentó la rápida acogida del álbum por parte del público, que sin pensarlo mucho, mitificó a los “Alaskitos” (como les llamó alguna vez Ana Torroja) y los situó muy por encima de sus competidores, incluyendo a mis queridos Mecano quienes por vez primera se veían desbancados de las listas de popularidad en su carrera (situación que, por cierto, jamás se volvió a repetir). Esta primera canción relataba un culebrón exacerbado: los celos de una chica por su marido (que la engaña con otra) le orillan a seguirlo una noche hasta la dirección en donde él comete adulterio y, sin pensarlo dos veces, decide darle muerte atropellándolo con su coche en plena vía pública… ¡¡Vaya manera  tan efectiva de vengarse!!

 

“No me arrepiento, volvería a hacerlo ¡Son los celos!”

 

Pero el disco no sólo regaló un éxito, claro que no. El siguiente sencillo, “Ni tu ni nadie”, detonaría la bomba que los elevaría ‘al infinito y más allá’. Y es que la canción conjugaba todos los elementos que el público estaba esperando en un segundo single de Dinarama, esto es, una rola compleja en su propia inmensidad, con sonidos de ‘eso’ que en aquellos momentos se autodenominaba –Rock en Español-, pegajosa y, por supuesto, que relataba otro drama, diferente al anterior, pero al fin de cuentas un drama que habla sobre la desesperación  por no saber qué ocurre con una relación que está por morir. Sobra decir que la canción fue un rotundo éxito, al grado que hasta hoy es una de las efigies de la música en nuestro idioma.

 

“¿Dónde está nuestro error sin solución? ¿Fuiste el culpable, o lo fui yo?…”

 

El disco llegó a vender más de 500,000 copias en España y hasta más de un millón y medio de discos alrededor del mundo, consolidándose como el álbum que consagraría a la ahora ya extinta agrupación, en un récord de ventas que a la fecha Alaska jamás ha logrado igualar al momento de lanzar una nueva grabación en el mercado con Fangoria.

 

Quienes hayan vivido en esta época tan especial, me darán razón al recordar cómo sonaban estos éxitos en la radio, una y otra y otra y otra vez… Y es que precisamente “Deseo Carnal” le abrió las puertas al trío en el mercado latinoamericano, ávido de las propuestas que tanto ruido estaban haciendo en Europa.  México, valga decirlo, jugó un papel elemental como plataforma de internacionalización definitiva de muchísimas agrupaciones.

 

“Ni tu ni nadie, nadie puede cambiarme…”

 

Hubo un tercer single, “Un hombre de verdad”, pero el álbum ya era tan famoso por las otras dos canciones que éste último sencillo sólo permitió que el disco siguiera vendiendo más y más copias, aunque la canción es muy buena.

 

"Sin dudar, iré a buscar, quiero encontrar, sí, un hombre de verdad

Me arrastraré, suplicaré, sí, un hombre de verdad…"

 

Además de los sencillos que se lanzaron, el álbum está repleto de verdaderas joyas, muchas de ellas tan perfectamente ajustadas al tono general del álbum al punto que es imposible resistirse a escuchar un solo track de la grabación sin terminar escuchándola toda.  

 

Isis” (un himno al Apocalipsis) , “Falsas Costumbres” (una canción sin absolutamente algún sentido), “Deseo Carnal” (una especie de bolero, con tintes de flirteo sexual descarado) y cerrando el álbum se encontraba la maravillosa “Carne, huesos y tú” (una canción que habla de unos asaltadores de tumbas) impregnada de un tono lúgubre y misterioso del que uno sólo podía terminar pidiendo más…

 

Ahora bien, definitivamente “Deseo Carnal” NO es el mejor disco de Dinarama, el más famoso sí, pero no el mejor, si hay algo que criticarle es que a momentos  pareciera que hay canciones que ya hubiésemos escuchado antes, y en general hay sonidos con tintes de glam que prevalecen sin modificación alguna a lo largo del álbum. En suma, Alaska y Dinarama se olvidan de complejidades y entregan un disco directo, con claras ambiciones monetarias, pero que no deja de perder estilo. A mi gusto personal, el título al mejor disco de Alaska y Dinarama se lo lleva “No es Pecado”, pero éste gozó de menor popularidad comercial y, curiosamente, de críticas más severas.

 

Aún así, “Deseo Carnal” es un magnífico álbum, INDISPENSABLE en cualquier discoteca de música en español decente y  recomendable para todo aquél melómano interesado  en los ochentas. Por cierto, este disco está considerado como una de las joyas de la música en español por la crítica especializada.

 

Bien, pues me fascinaría leer tu opinión sobre este parte aguas en la historia de la música española, por favor no olvides dejar tus comentarios abajo, te aseguro que serán respondidos.

 

“…he vuelto a beber frenesí, deseo carnal y quiero besarte…”

 

 

 

 

 

 

comentarios
  1. Karla dice:

    Si recuerdo ese disco que me regalaste… simplemente me encantó… sobre todo la de "como pudiste hacerme esto a mi, yo que te hubiese querido hasta el fin… se que te arrepentirás!!!" jajaja tal vez porque veo algo de mi reflejado en esa canción… bueno mi estimado, te dejo, nos vemos muy muy pronto!!!

  2. glen dice:

    Definitivamente es un disco que no podria faltar en una discoteca casera; pero para los que nos fascina alaska es el ultimo lugar en el status de dinarama; bueno hablo por mi.
    Creo que es un disco que de inmediato te pega, ya sea por "ni tu ni nadie", "isis" o "la decision" (para mi gusto la mejor cancion del disco), definitivamente suena a un disco con presupuesto, completamente moderno, (la onda high energy, musica del momento 84 impregna deseo carnal), por primera vez hay un himno gay explicito "un hombre de verdad" (la tribu de las chochoni es mas subliminal) pero lo mejor de todo es que gracias a este disco Alaska cumplio con su papel mediatico: satisfacer a las masas y a los fans y a una parte de especializados en la musica.
    Su imagen supongo es la mas recordada ( a mi me recuerda a Pete Burns de Dead or alive) esa larga cabellera con rastas y vesimenta obscura, aunque como el disco no es mi favorita, creo que muchos podrian decir que es un disco cliché, incluso se les acuso en el momento de vendidos, pero por favor una superestrella como alaska podria pasar una temporada en el infierno sin quemarse, el status de artista de culto ya no podia destruirse aun si se presentera en programas de variedad española, siempre en domingo o conducir la bola de cristal, no hacen otra cosa mas que enriquecerla como artista.
    Deseso carnal es de esos discos escuchados hasta el cansancio por los fanaticos y los no tan familiarizados con alaska, en definitiva una excelente referencia para excarvar en la vida de esos genios de los que ya no hay y llegar a joyas brutas como pegamoides o fangoria…..
     
    ..curiosidad insana y cruel, di si me quieres mas que a el….

  3. silvia dice:

    buscando el titulo correcto de una canción de alaska llegue a tu blog, muy buena reseña del disco!! ahh ire a buscarlo!! saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s