Un momento para decir: GRACIAS

Publicado: 22 marzo, 2009 en DIVAGACIONES
 

"Purify the colors, purify my mind…"

 

 

He comenzado a escribir estas palabras una madrugada de domingo. No me preguntes la fecha porque no quiero que sepas cuánto me he tardado en terminar este texto. Generalmente he estado en contra de escribir asuntos muy personales en este blog, así como colocar nombres completos o demás referencias detalladas, y al menos hoy seguiré fiel a este precepto. Lo que es un hecho es que seré mucho más explícito que nunca, porque siento que existe esa necesidad de hacerlo. Además, tengo la triste certeza de que aquellos que mayoritariamente me han inspirado a escribir estas líneas y que en un momento determinado podrían sentirse claramente aludidos, no las leerán nunca.

 

Tú que estás leyendo esto tienes de antemano mi agradecimiento.

 

Quiero dejarte en claro algo: no soy un amargado. De verdad que no lo soy, podrías enumerar motivos por los que fácilmente podría serlo, pero por algunos extraños designios, sencillamente no es el caso. Vamos por partes: Efectivamente no tengo novia, es muy cierto, pero así como el tenerla no implica forzosamente que sea feliz, el no tenerla tampoco es un indicativo obligado de lo contrario. Si sencillamente he optado por permanecer solo durante casi tres años (sabes por qué digo el “casi”) es porque así estoy bien, es la mejor manera que he descubierto para conocerme un poco más, para valorarme, para enfocarme en alcanzar mis metas, para tranquilizarme, para entenderme y, aún más importante, para definir bien qué es lo que quiero y espero de una relación que puede llegar o no y que, por tanto, no estoy esperando. Si te interesa saberlo, me siento más sereno que nunca en mi vida, sin que esto se interprete como mediocridad o como si ya me hubiese encerrado en mi muro.

 

No tengo muchos amigos y los pocos que tengo los conozco desde hace un tiempo relativamente corto, a excepción de mis primos, cuya presencia valoro muchísimo más de lo que ellos se podrían llegar a imaginar y que son mi mejor ejemplo de amistad viviente. Para mí todos ellos son un tesoro. Con tristeza he descubierto algo que hasta hace unos días me venía negando a mi mismo: no para todos mis amigos significo lo mismo. No soy muy versado en términos de la amistad, quizá mis conceptos están equivocados, pero al nombrar a alguien como “tu mejor amigo” podrías esperar que esa persona te tuviera a ti en el mismo concepto…  pero en mi caso no es así, y si no es así… ¿esa persona es en verdad mi mejor amigo? Aún más: ¿qué es un mejor amigo? Simplemente definido es: la persona que estará contigo sin importar las circunstancias que estén atravesando el uno u el otro. Todo lo demás que puedas agregar a tal definición será redundante.

 

Entonces, tú, mi supuesto mejor amigo… ¿lo eres en verdad? Creo que no. Al contrario, así como a veces me has demostrado que no soy prioridad en tu vida, me he dado cuenta que a otros de mis amigos los he puesto después que a ti, aún cuando para ellos siempre he estado arriba que todos. Yo también he sido injusto. No es mi intención reclamarte, para nada, no es tu culpa que yo haya terminado estimándote más que a otros, es sólo que a veces, bueno, casi siempre, soy muy testarudo y me empeño en demostrar que mis pensamientos son los mejores, aunque no lo sean. Por eso me cuesta tanto aceptar mis errores, porque me tengo que tragar mi orgullo y muchas veces eso implica empezar de nueva cuenta desde cero.  

 

Y a ti,  mi querido amigo, que alguna vez te demostré, sin dolo explícito, un desdén involuntario que te causara la herida que a mi ya otros me han hecho, te pido la más sincera de mis disculpas. No fue mi intención hacerlo así, también te aprecio demasiado y puedes estar seguro que es de una forma  mucho, mucho, mucho, muchísimo más profunda de lo que puedas pensar. Gracias por no defraudarme tú a mí. Ojalá en el futuro me puedas dar la oportunidad de hacer sanar ese golpe.

 

Ya sabemos que llega un momento en la vida de todos los seres humanos en el que tomas un rumbo definido, a veces sin una dirección establecida, pero es un instante en el que te das cuenta que el pasado ya quedó atrás y que lo que antes era el futuro, es lo que tienes enfrente de tus narices. En ese paso decisivo ocurren muchas cosas. Cambian tus prioridades, evolucionan tus ideas, creces… y te das cuenta que no todos lo hacen de la misma forma, y menos tus amigos, que son a los que mejor conoces, al menos teóricamente hablando. Entiendo y estoy consciente de que iniciar este andar no es cosa fácil y lo es menos cuando percibes que alguien como un servidor, no está caminando el mismo sendero que tú, ni al mismo ritmo, ni con la misma longitud de paso. No sé qué puedo decirte para demostrarte que a pesar de esos cambios aquí sigo y seguiré si así lo permites. Pero tampoco quiero estorbar. No es necesario mentir: a veces nos cuesta mucho trabajo vernos, platicar o reunirnos, le ponemos muchos ‘peros’ al asunto. Y no es para menos: Nuestras líneas se separan y no hay mucho que hacer ya en este punto, aún cuando me empeño en aferrarme a tu amistad.

 

Sólo quiero que sepas que en mi vida has sido alguien que no podré olvidar, a pesar de las circunstancias y que todos mis buenos deseos van hacia ti.

 

Para los que siguen aquí o acaban de llegar, reciban el abrazo más fuerte de todos los que he dado hasta el día de hoy en mi vida, sin ustedes no soy nada ni lo seré en un futuro.

 

Gracias por todo lo que han hecho por mí:

 

 

POLO: Gracias, eternas gracias por todos los motivos que sabes que tengo para decirlo y que me sería imposible enumerar.

 

JAVIER: Gracias por tus retóricas pláticas, por esas interminables sesiones y charlas, por aceptar compartir un pedazo de mi mundo musical y hacerlo tuyo, por tus consejos y por demostrarme fehacientemente que la vida sigue su curso aunque la propia pareciera detenerse a momentos.

 

DIANE: Gracias por soportarme, por aceptarme, por ayudarme SIEMPRE.

 

DANO: Gracias por estar aquí, por seguir aquí, sin ti no sería nada de lo que soy ahora. Gracias a ti nunca he conocido la soledad auténtica.

 

MINERVA: Gracias por hacerme crecer, por enseñarme el mundo, por enseñarme a sonreír.

 

ÁNGEL: Gracias por haberme regalado uno de los más increíbles obsequios que alguien me ha hecho y por enseñarme a compartirlo.

 

GEMELOS: Gracias a ustedes porque fueron los primeros amigos que tuve en la escuela y, de esos años, los únicos que siguen siéndolo.

 

ROGE: Gracias a ti me levanté muchas veces cuando ya había caído, gracias a ti mis peores momentos se hicieron pasajeros y gracias a ti aprendí por vez primera el valor de una amistad.

 

GABRIEL: Gracias por haber sido alguien que me escuchó y apoyó incondicionalmente cuando nadie lo hacia. Gracias por ese concierto.

 

FERNANDO H.: Gracias por demostrarme que una amistad puede sobrevivir los peores cataclismos y por impulsarme a ser mucho mejor. Te valoro más de lo que jamás te he demostrado.

 

KARLA: Gracias por ayudarme a entender que las distancias no son obstáculos para los amigos y, que aún siendo tan diferentes, dos personas pueden ser muy afines. Gracias por volver más amenos los momentos más tediosos que nos tocó vivir juntos.

 

CLAU Z.: No quisiera escribir mucho para evitar sonar ambicioso, pero quiero agradecerte todo lo que me has ayudado a madurar, a entenderme a mi mismo, a aceptarme como soy. Gracias por impulsarme a nunca quedarme con las ganas de nada. Gracias por seguir aquí y porque sé que seguirás.

 

 

CEZ: Mil gracias por esa chispa tuya que parece nunca acabarse y por contagiarme las ganas de vivir. ¡No sabes cuánto te quiero!

 

RAMÓN: Gracias por tu sinceridad, por nunca querer aparentar algo que no eres, por ser tú mismo. Gracias por ayudarme a salir adelante y aprender a ser mejor persona.  

 

NÉSTOR: Gracias por haber estado aquí, por haber convivido conmigo un pedazo de tu vida, porque no hay día en el que no me acuerde de todo lo que heredé de ti y lo que me enseñaste a ser cuando partiste.

 

TERE C. Gracias por aceptarme desde un inicio y por perdonarme mis deficiencias, aún cuando te lastimaron en algún momento. Gracias también por hacer a uno de mis amigos el hombre más feliz que he conocido.

 

PONCH: Gracias por perdonarme tantos años que me alejé de ustedes, aún sigo sin entender por qué lo hice y cómo pude aguantar hacerlo. Gracias por darme chance de zurcir  mis errores y aceptarme de vuelta en tu vida.

 

PAU: Gracias por nunca juzgarme, por ser siempre tan auténtica, por ser la mujer más fuerte que he conocido. Gracias por esas pláticas nocturnas en el messenger, por soportar mis tonterías, por aceptar mi amistad y por perdonar todas mis fallas.

 

LUPITA: Gracias. Y sabes por qué lo digo, no es necesario decir nada más.

 

ROSITA (Rosaluz): Gracias por tu apoyo y tu comprensión desde que yo era un niño y aún cuando era un adolescente caprichoso.

 

KIT: Gracias por haber sido el hijo que mi padre nunca tuvo y por no restregármelo en la cara. Y gracias porque a pesar de que nuestras vidas son tan diferentes, aún me recuerdas los mejores años que he vivido.

 

RODRIGO: Mi primer amigo. Gracias por seguir aquí hasta el día de hoy.

 

MIRY: Gracias por ayudarme a ser alguien y por regalarme un cariño como el que nadie me había dado nunca y gracias por perdonarme no haberlo sabido apreciar en su momento.

 

FERNANDO U.: Gracias por preocuparte por un servidor, por estar ahí presente a pesar de las distancias y por aceptarme con mis múltiples defectos.

 

BRENDALIT: Gracias por instruirme en la virtud de la sensatez y la prudencia. Y por pensar siempre en mí cuando se organiza alguna reunión de la prepa aunque no siempre asista. Gracias por echarme porras.

 

JULIETA: Gracias por tu apoyo en uno de los momentos más difíciles de mi vida. Gracias por tus sonrisas y gracias por toda tu hospitalidad.

 

RICHARD E. T.: Gracias por todas esas tardes, por todas las interminables pláticas, gracias por esos consejos, gracias por ser la persona más joven y a la vez más madura que he conocido fuera de mi círculo habitual. Gracias por dejarme ser parte de tu mundo.  

 

TELIS: Gracias por demostrarme todo el aprecio que me tienes, aún con tanta distancia y problemas de por medio. Porque sé que el día que te vea, me saludarás sin vacilarlo dos veces.

 

YAS: Gracias por regalarme nuevos bríos para salir adelante, por apoyarme y aceptarme como soy. Por demostrarme que no necesito de nadie para ser feliz, sólo basta con querer serlo y esforzarse por ponerlo en práctica. Gracias por tus palabras de aliento y por ser siempre tan sincera.  

 

XÓCHITL: Gracias por ayudarme a entender que no importa ser aceptado por los demás, sino lo que realmente importar es aceptarse a uno mismo. Gracias por ser tan ocurrente, por compartir todas tus manías conmigo y por enseñarme a cultivar las propias.

 

IZUMI: Gracias por enseñarme a ser disciplinado, hoy lo valoro más que nunca.

 

CHUY: Gracias por regalarme tu amistad en un momento y a una edad en la que creí jamás volvería a hacer amigos. Gracias por regalarme tu confianza y por no defraudar la mía.

 

V. J.: Me pregunto si algún día sabrás todo lo que pienso de ti y mucho de lo que me gustaría decirte. Gracias por ser una fuente de inspiración en mi (a menudo) insípida vida.  

 

JESÚS L.: Gracias por soportarme, gracias por escucharme, gracias por todo lo que me diste.

 

BLANCA A.: Gracias por enseñarme a luchar por lo que quiero, a no conformarme con poco y a enseñarme que siempre puedo llegar más alto de lo que me puedo imaginar.

 

LUIS A. & JOSÉ E.: Gracias por haber estado ahí cuando no tuve a nadie, por hacer mi infancia mucho más feliz. Los extraño mucho. No hay día que no me arrepienta no haberlos procurado más. Lo importante es que siguen aquí.

 

VIRI, VERO, VALE: Gracias por hacerme sentir alguien especial, aunque no lo sea.

 

 

-Y GRACIAS A TODOS LOS DEMÁS QUE ME DIERON RAZONES DE SOBRA PARA NO MENCIONARLOS-

 

 

Marzo, 2009 

 

 

 

 

comentarios
  1. violeta dice:

    Anytime sweetheart…

  2. Xochitl dice:

    que onda? cuando te volviste tan buen escritor que no me di cuenta, que haces el 1er sabado de abril?

  3. Polo dice:

    Perdon bro

  4. Di dice:

    No sé que decir… neta…

  5. Moony dice:

    No tienes por que agradecer…para eso estamos aqui y eso lo sabes…y si no lo sabes te lo digo:pna mas acuerdate que mi cumple es el 25 de mayo jeje… no es cierto…gracias a ti tambien por aguantarme😀

  6. Elena dice:

    Gracias a tí (^-^)

  7. Poncho dice:

    un poco tarde pero ahi vano te preocupes por el alejamiento tal vez era necesario para en otro momento estar mejor… no se y pues esperemos que lo que venga sea lo mejor para todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s